VENTAJAS DE LA MEDITACIÓN

  • No necesitas largas prácticas para conseguir resultados. Empiezas a meditar desde la primera vez.
  •  No necesitas entrar en un estado de "conciencia alterada" para conseguir la relajación. Con simplemente sentir tu cuerpo empiezas a sentirte tranquilo y relajado.
  • No requiere un "ambiente especial" (música, velas, estar tumbados etc.) para que haga su efecto. Puedes meditar en un atasco, con un sencillo ejercicio de respiración.
  • Meditar está cientificamente probado como efectivo para muchas enfermedades tipo cardio vascular y relacionadas con el estrés.
  • Puedes meditar durante el tiempo que tienes disponible, aunque solo tengas 5 minutos, por ejemplo. No necesita un tiempo de preparación ni un tiempo determinado.

MEDITACIONES GUIADAS

Una meditación guiada consiste en usar el poder de la mente para visualizar una situación, con la ayuda del "guía" que conduce a los participantes por un determinado recorrido mental.

Las meditaciones guiadas encajan perfectamente dentro de nuestro concepto occidental que parece necesitar una estructura y forma dentro de un trabajo energético o espiritual, aparte de la posibilidad de alcanzar metas concretas.

 

Otra ventaja de éste tipo de meditación es que el trabajo mental activa nuestro lado energético. En otras palabras, lo que creamos con la mente se convierte a un nivel más profundo en un trabajo energético, consiguiendo así un resultado más profundo y efectivo. Además, se puede elegir el nivel al que se desea trabajar. Quiero decir que si sólo deseas reducir tu estrés o relajarte después de un día laboral, ¡adelante! Experimentarás un bonito "paseo virtual" para relajarte y olvidarte del estrés durante una hora. Pero si tu meta es ahondar en tu "ser interior" y explorar tus caminos energéticos y/o espirituales, te aportará mucho en ese sentido.

 

Una meditación guiada te ayuda no sólo a relajarte sino también tratar temas de tu "yo interior" mediante visualizaciones y "paseos de la mente" que te conducen a encontrar respuestas a preguntas concretas.

 

Lo importante, por encima de todo, es pasarlo bien así que... ¡a disfrutar!

Una meditación guiada tiene la ventaja de que alguien "lleva" la meditación y escuchando la voz de la persona que guia la meditación es mucho más fácil que simplemente estar en silencio contemplativo, consiguiendo así niveles más profundos de relajación.

"Prepárate, pues tendrás que continuar solo.

El Maestro sólo puede señalar la dirección".